¿Cuál es el efecto de la luz sobre el crecimiento vegetal?

¿Cómo afectan los diferentes colores de la luz al crecimiento de las plantas?

¿Has utilizado alguna vez lámparas de cultivo para tus plantas? Si es así, probablemente te haya sorprendido el efecto de la luz en el desarrollo de tu planta. Este artículo te explicará mucho más sobre los efectos de la luz en el desarrollo de las plantas. Como veremos, el desarrollo de las plantas es realmente algo diferente al crecimiento de las mismas. Explicaremos los principios de la luz y su interacción con las plantas, y también le daremos algunos consejos prácticos. La elección de la lámpara adecuada puede suponer una gran diferencia en la calidad y la cantidad de su cosecha.

Todo el mundo sabe que una planta necesita luz para crecer mediante la fotosíntesis, un proceso que implica la fijación de energía y la producción de azúcar. Pero además de proporcionar energía, la luz también desempeña un papel clave en muchos otros procesos de las plantas, como la fotomorfogénesis y el fotoperiodismo. Todos estos procesos están influidos por el espectro luminoso, que es la distribución de la luz en el espectro electromagnético. Para explicar las diferentes respuestas de una planta a la luz, primero tenemos que pensar en el fenómeno de la luz en sí.

El efecto de la luz en el crecimiento de las plantas

La luz es un factor esencial para el mantenimiento de las plantas. El ritmo de crecimiento y la duración de la actividad de una planta dependen de la cantidad de luz que recibe. La energía de la luz se utiliza en la fotosíntesis, el proceso metabólico más básico de la planta. A la hora de determinar el efecto de la luz en el crecimiento de las plantas hay que tener en cuenta tres aspectos: la intensidad, la duración y la calidad.

Lee más  Amperios hora a kwh

La intensidad de la luz influye en la fabricación del alimento de la planta, la longitud del tallo, el color de las hojas y la floración. En general, las plantas cultivadas con poca luz tienden a ser enjutas y con hojas de color verde claro. Una planta similar cultivada con mucha luz tiende a ser más corta, a tener mejores ramas y a tener hojas más grandes y de color verde oscuro.

Las plantas se pueden clasificar según sus necesidades de luz, como las de alta, media y baja intensidad. La intensidad de la luz que recibe una planta de interior depende de la proximidad de la fuente de luz a la planta. La intensidad de la luz disminuye rápidamente a medida que aumenta la distancia de la fuente de luz. La orientación de las ventanas de una casa u oficina afecta a la intensidad de la luz solar natural que reciben las plantas. Las exposiciones al sur tienen la luz más intensa. Las exposiciones del este y del oeste reciben aproximadamente el 60 por ciento de la intensidad de las exposiciones del sur, mientras que las exposiciones del norte reciben el 20 por ciento de la intensidad de una exposición del sur. La exposición sur es la más cálida, la este y la oeste son menos cálidas, y la exposición norte es la más fría. Otros factores, como las cortinas, los árboles situados fuera de la ventana, el tiempo, la estación del año, la sombra de otros edificios y la limpieza de las ventanas, también afectan a la intensidad de la luz. Las superficies reflectantes y de color claro en el interior de una casa u oficina tienden a aumentar la intensidad de la luz, mientras que las superficies oscuras la disminuyen.

Efecto de la luz en el crecimiento de las plantas

¿Has utilizado alguna vez lámparas de cultivo para tus plantas? Si es así, probablemente te haya sorprendido el efecto de la luz en el desarrollo de tu planta. En este artículo te contaremos mucho más sobre los efectos de la luz en el desarrollo de las plantas. Como veremos, el desarrollo de las plantas es realmente algo diferente al crecimiento de las mismas. Explicaremos los principios de la luz y su interacción con las plantas, y también le daremos algunos consejos prácticos. La elección de la lámpara adecuada puede suponer una gran diferencia en la calidad y la cantidad de su cosecha.

Lee más  ¿Cuántos paneles solares necesito para una casa argentina?

Todo el mundo sabe que una planta necesita luz para crecer mediante la fotosíntesis, un proceso que implica la fijación de energía y la producción de azúcar. Pero además de proporcionar energía, la luz también desempeña un papel clave en muchos otros procesos de las plantas, como la fotomorfogénesis y el fotoperiodismo. Todos estos procesos están influidos por el espectro luminoso, que es la distribución de la luz en el espectro electromagnético. Para explicar las diferentes respuestas de una planta a la luz, primero tenemos que pensar en el fenómeno de la luz en sí.

¿Afecta el color de la luz al crecimiento de las plantas?

Una exposición a corto plazo, al final del día (EOD), de las plantas a una relación R:FR baja ya puede dar lugar a respuestas típicas para una R:FR baja continua, como el aumento de la longitud de los entrenudos, del tallo y del pecíolo (López-Juez et al., 1990; Xiong et al., 2002; Chia y Kubota, 2010; Yang et al., 2012). Otras respuestas reportadas a la EOD-FR son el aumento del peso seco del tallo, la reducción del contenido de clorofila en las hojas y la reducción del área foliar (Graham y Decoteau, 1997; Lund et al., 2007). Las respuestas de las plantas a las aplicaciones continuas de FR y a las aplicaciones a corto plazo de EOD-FR se han investigado por separado, y se carece de una comparación sistemática de los efectos de la FR continua y la EOD-FR.

Como la R:FR afecta a la arquitectura de la planta, también cambia la absorción total de luz por parte de la planta, así como la distribución de la luz absorbida en toda la planta (Smith y Whitelam, 1997). Heraut-Bron et al. (2001) sugirieron que la intercepción total de luz por parte de las plantas de trébol blanco se incrementó por el aumento de la elongación del pecíolo bajo una baja R:FR. En su estudio, ni el área de las hojas individuales, ni las propiedades ópticas de las hojas, fueron afectadas por R:FR. Otros autores también han asumido que el aumento de la elongación de las plantas bajo una baja R:FR resultó en un aumento de la intercepción de la luz (Dudley y Schmitt, 1996). Sin embargo, las consecuencias de los cambios en la morfología debidos a la variación de las relaciones R:FR sobre la absorción de la luz por parte de la planta son difíciles de cuantificar, y esto sigue siendo una laguna importante en nuestra comprensión de las respuestas fotomorfogénicas. Hoy en día, es posible cuantificar los efectos de la arquitectura de la planta en la absorción de la luz y la fotosíntesis de la planta y del cultivo gracias a la introducción de modelos funcionales-estructurales de plantas (FSPMs). Los FSPMs son herramientas que utilizan una arquitectura vegetal 3D explícita combinada con propiedades ópticas específicas de los órganos (Vos et al., 2010; Sarlikioti et al., 2011a). Esta combinación permite simular la interacción entre las plantas y la distribución tridimensional de la luz (Vos et al., 2010; Bongers et al., 2014).