Cómo ahorrar energía y dinero con la domótica

Las casas inteligentes han dejado de ser viviendas de ciencia-ficción que solo se ven en las películas. Hoy son una realidad, y gracias a algunos de sus componentes se pueden optimizar los recursos para lograr un menor consumo de energía y, por tanto, de dinero.

Hace unos años, palabras como domótica o edifico inteligente solo se escuchaban en películas y series de televisión futuristas. Hoy, el ser humano vive en una época muy diferente, y se puede decir que ese futuro que se mostraba en las pantallas forma parte del día a día, con sistemas automáticos que facilitan la vida y ayudan hasta cierto grado a optimizar recursos.

Este ahorro de recursos se traduce en un interesante ahorro económico, por lo que domotizar al menos algunas partes de la vivienda es una alternativa que se amortiza a medio plazo.

Ahorro de energía con la domótica

Los sistemas domóticos ayudan a disminuir la necesidad energética, permitiendo un ahorro de entre un 25 y un 30% de la energía que se utiliza de forma habitual. Esto se logra a través de sistemas automatizados que apagan luces o electrodomésticos que no están en uso, reduciendo la factura por electricidad y agua.

Por ejemplo, las bombillas LED inteligentes consumen hasta un 75· menos de energía que las tradicionales. Además, como su intensidad es regulable, se pueden adaptar mejor a cada estancia y ahorrar hasta un 40% más de electricidad.

Lee más  Mantenimiento placas solares precio

Automatizar persianas para optimizar el ahorro energético

Una de las formas más efectivas de ahorrar energía en casas inteligentes es mediante domotizar persianas. Las persianas eléctricas se motorizan de una forma muy rápida, sin obras y con tecnología inalámbrica, permitiendo el control incluso desde un smartphone.

Esta medida es una solución perfecta para evitar la entrada o pérdida de calor y frío, lo que se traduce en un importante ahorro de energía y, por tanto, de dinero. Además, se pueden programar para que suban y bajen a ciertas horas del día, aprovechando la luz natural y reduciendo el uso de iluminación artificial.

Optimización energética con termostatos inteligentes

Otra herramienta interesante para ahorrar energía son los termostatos inteligentes. Estos dispositivos funcionan conectados a Internet y el móvil, y tienen en cuenta los hábitos de sus ocupantes para hacer un uso más racional de la calefacción.

Por ejemplo, pueden aprender cuánto tarda en calentarse y enfriarse una estancia, así como las condiciones climáticas. Después, ajustan la temperatura de manera eficiente. Esto no solo mejora el confort en el hogar, sino que puede suponer un ahorro significativo en las facturas de energía.

Detección temprana de fugas

Los sensores de humedad evitan daños importantes debido a fugas de agua, al avisar con antelación si estas se producen. Además de ahorrar dinero en costosas reparaciones y reponer elementos dañados, también es una forma de cuidar del medio ambiente y consumir recursos de forma responsable.

Ahorrando dinero con la domótica

Además del ahorro de energía y recursos, que suponen un alivio para el medio ambiente, la domótica también ayuda a ahorrar una cantidad significativa de dinero. Según algunas investigaciones, los hogares que usan sistemas inteligentes pueden ahorrar de media hasta un 15% en las facturas de energía.

Lee más  ¿Qué tipos de soportes de paneles solares existen?

Es cierto que la instalación de una casa inteligente requiere una inversión inicial. Pero con el tiempo, los ahorros en las facturas compensan esta inversión. Además, la domótica aporta un valor añadido al hogar, lo que puede aumentar su precio en el mercado inmobiliario.

Si Smart, expertos en instalaciones domóticas

Las casas inteligentes ofrecen comodidad y seguridad, además de vivir de una manera más eficiente y sostenible. Para que la inversión se amortice de forma adecuada, es importante contar con instaladores especializados como Si Smart, que proporcionan soluciones adaptadas a las necesidades de cada proyecto.

Deja un comentario