Paneles fotovoltaicos como funcionan

Cómo generan electricidad las células fotovoltaicas

La mayoría de las opciones de paneles solares disponibles en la actualidad se ajustan a uno de estos tres tipos: monocristalinos, policristalinos (también conocidos como multicristalinos) y de capa fina. Estos paneles solares varían en cuanto a su fabricación, aspecto, rendimiento, costes y las instalaciones más adecuadas para cada uno de ellos. Dependiendo del tipo de instalación que esté considerando, una opción puede ser más adecuada que las otras.

Hay tres tipos principales de paneles solares: monocristalinos, policristalinos y de capa fina. Cada tipo tiene sus propias ventajas y desventajas, y el tipo de panel solar más adecuado para su instalación dependerá de factores específicos de su propiedad y de las características deseadas del sistema.

Para producir electricidad, las células solares se fabrican con un material semiconductor que convierte la luz en electricidad. El material más utilizado como semiconductor durante el proceso de fabricación de las células solares es el silicio.

Tanto los paneles solares monocristalinos como los policristalinos tienen células hechas de obleas de silicio. Para construir un panel monocristalino o policristalino, las obleas se ensamblan en filas y columnas para formar un rectángulo, se cubren con una lámina de vidrio y se enmarcan.

Cómo funciona la energía solar paso a paso

Al capturar la energía del sol y convertirla en electricidad para su hogar o negocio, la energía solar es una solución clave para combatir la actual crisis climática y reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles.

Lee más  ¿Cómo funciona un microinversor solar?

Nuestro sol es un reactor nuclear natural. Libera diminutos paquetes de energía llamados fotones, que recorren los 93 millones de kilómetros que separan el sol de la Tierra en unos 8,5 minutos. Cada hora, suficientes fotones impactan en nuestro planeta para generar suficiente energía solar como para, en teoría, satisfacer las necesidades energéticas mundiales de todo un año.

En la actualidad, la energía fotovoltaica representa sólo cinco décimas del 1% de la energía consumida en Estados Unidos. Pero la tecnología solar está mejorando y el coste de la energía solar está bajando rápidamente, por lo que nuestra capacidad de aprovechar la abundancia de energía del sol está en aumento.

En 2017, la Agencia Internacional de la Energía mostró que la energía solar se había convertido en la fuente de energía de más rápido crecimiento en el mundo – marcando la primera vez que el crecimiento de la energía solar había superado el de todos los demás combustibles. Desde entonces, la energía solar ha seguido creciendo y batiendo récords en todo el mundo.

Datos sobre la energía solar

La energía solar comienza con el sol. Los paneles solares (también conocidos como “paneles fotovoltaicos”) se utilizan para convertir la luz del sol, que se compone de partículas de energía llamadas “fotones”, en electricidad que puede utilizarse para alimentar cargas eléctricas.

Los paneles solares pueden utilizarse para una gran variedad de aplicaciones, como los sistemas de alimentación remota para cabañas, los equipos de telecomunicaciones, la teledetección y, por supuesto, para la producción de electricidad mediante sistemas eléctricos solares residenciales y comerciales.

Lee más  ¿Cuánto presupuesto se necesita para una empresa de paneles solares?

En esta página, hablaremos de la historia, la tecnología y las ventajas de los paneles solares. Aprenderemos cómo funcionan los paneles solares, cómo se fabrican, cómo crean electricidad y dónde se pueden comprar paneles solares.

El desarrollo de la energía solar se remonta a más de 100 años atrás. En los primeros tiempos, la energía solar se utilizaba principalmente para la producción de vapor, que luego podía utilizarse para impulsar la maquinaria. Pero no fue hasta el descubrimiento del “efecto fotovoltaico” por parte de Edmond Becquerel que permitiría la conversión de la luz solar en energía eléctrica. El descubrimiento de Becquerel condujo luego a la invención en 1893 por Charles Fritts de la primera célula solar auténtica, que se formó recubriendo láminas de selenio con una fina capa de oro. Y de este humilde comienzo surgiría el dispositivo que hoy conocemos como panel solar.

Pros y contras de la energía solar

¿Alguna vez has mirado los paneles solares de los tejados y te has preguntado qué hacen exactamente y cómo?    Pues bien, esas extensiones de cristal brillante de alta tecnología son en realidad sólo un componente de una compleja red que aprovecha la energía renovable del sol para suministrar electricidad a la vivienda.

Cada panel se compone de una capa de células de silicio, un marco metálico, una carcasa de vidrio rodeada de una película especial y el cableado.    Para obtener el máximo efecto, los paneles se agrupan en “matrices” (una serie ordenada) y se colocan en tejados o en grandes espacios exteriores.    Las células solares, también llamadas fotovoltaicas, absorben la luz del sol durante las horas de luz.

Lee más  Que es el polipropileno

Dentro de cada célula solar hay una fina oblea semiconductora formada por dos capas de silicio. Una de las capas está cargada positivamente y la otra negativamente, formando un campo eléctrico. Cuando la energía de la luz del sol incide en una célula solar fotovoltaica, la energiza y hace que los electrones se “desprendan” de los átomos de la oblea semiconductora. Esos electrones sueltos se ponen en movimiento por el campo eléctrico que rodea la oblea, y este movimiento crea una corriente eléctrica.