Baterias de plomo acido

Curva de descarga de una batería de plomo-ácido

La diferencia más notable entre el litio hierro fosfato y el plomo ácido es el hecho de que la capacidad de la batería de litio es independiente de la tasa de descarga. La figura siguiente compara la capacidad real como porcentaje de la capacidad nominal de la batería frente a la tasa de descarga expresada por C (C es igual a la corriente de descarga dividida por la capacidad nominal). Con tasas de descarga muy altas, por ejemplo 0,8C, la capacidad de la batería de plomo-ácido es sólo el 60% de la capacidad nominal. Más información sobre los índices C de las baterías.

Por lo tanto, en aplicaciones cíclicas en las que la tasa de descarga suele ser superior a 0,1C, una batería de litio de menor capacidad nominal tendrá a menudo una capacidad real superior a la de una batería de plomo-ácido comparable. Esto significa que a igual capacidad nominal, el litio costará más, pero se puede utilizar un litio de menor capacidad para la misma aplicación a un precio menor. El coste de propiedad, si se tiene en cuenta el ciclo, aumenta aún más el valor de la batería de litio en comparación con una batería de plomo-ácido.

Batería universitaria de plomo

Hay dos aspectos principales que hay que tener en cuenta al estudiar las baterías de los coches: el voltaje y la corriente. El voltaje suele ser de unos 12,6 voltios cuando la batería está completamente cargada, y se refiere a la cantidad de energía que almacena la batería.

Lee más  ¿Cuántas placas solares necesito para un chalet?

Las baterías utilizadas en los coches son baterías de plomo-ácido. Producen tensión al tener placas de metal (hechas de aleaciones de plomo) sumergidas en una solución electrolítica (una mezcla de 65% de agua y 35% de ácido sulfúrico) en seis celdas.

A 12,4 voltios se considera que sólo está cargada al 50%, y en este punto la batería no podría alimentar sistemas que requieren una gran cantidad de corriente, como el motor de arranque de los faros. A 12,0 voltios, la batería sólo está cargada al 25%, y al 10,5% se considera totalmente descargada.

La capacidad de la batería en Ah (amperios-hora) es la medida de la cantidad de corriente eléctrica que puede suministrar. Los valores típicos de las baterías de coche están entre 75 y 120 Ah. Por ejemplo, una batería de 100 Ah puede suministrar 5 amperios durante 20 horas, 10 amperios durante 10 horas, o 20 amperios durante 5 horas, y así sucesivamente.

Ácido de batería

La batería de plomo-ácido es la batería secundaria más utilizada en el mundo. La más común es la batería SLI que se utiliza en los vehículos de motor para el arranque del motor, el alumbrado del vehículo y el encendido del motor, aunque tiene muchas otras aplicaciones (como dispositivos de comunicación, sistemas de iluminación de emergencia y herramientas eléctricas) debido a su baratura y buen rendimiento.

Fue desarrollado por primera vez en 1860 por Raymond Gaston Planté. Se enrollaron tiras de lámina de plomo con tela gruesa entre ellas en forma de espiral y se sumergieron en una solución de ácido sulfúrico al 10%. La célula se perfeccionó recubriendo inicialmente el plomo con óxidos, y luego formando placas de óxido de plomo mediante el recubrimiento de una pasta de óxido sobre rejillas. Los electrodos también se cambiaron a un diseño tubular.

Lee más  ¿Cuántas placas solares necesito para una casa de 100m2?

Durante la carga, dado el alto voltaje, el agua se disocia en los dos electrodos, y se forman fácilmente productos gaseosos de hidrógeno y oxígeno que conducen a la pérdida del electrolito y a una situación potencialmente explosiva. Las baterías selladas son más seguras porque permiten que los gases se recombinen dentro de la célula.

Tipos de baterías de plomo-ácido

La construcción de las baterías de plomo-ácido selladas, reguladas por válvula y a prueba de derrames, permite un funcionamiento seguro y sin problemas en cualquier posición. No es necesario añadir electrolito, ya que los gases generados durante la carga se recombinan en un “ciclo de oxígeno” único.

El alto valor de vatios-hora por dólar es posible gracias a los materiales utilizados en una batería sellada de plomo-ácido: son fáciles de conseguir y su coste es menor que el de otros tipos de baterías, como las de litio.

Las baterías de plomo-ácido selladas pueden tener una vida útil de entre 3 y 5 años, hasta más de 12 años, dependiendo del proceso de fabricación de la batería. Hay muchos factores que afectan a la vida útil de la batería, incluida la temperatura; para más información, consulte nuestro manual técnico.

Las baterías de plomo-ácido selladas pueden utilizarse en serie y/o en paralelo para obtener la tensión y la capacidad deseadas. Gracias a los recientes avances en el diseño, la misma batería puede utilizarse en aplicaciones cíclicas o de reserva. Nuestra cartera de productos de baterías es una de las más amplias del sector.